Conoce la planificación climática de Quito

Metas

- Reducir la huella de carbono del DMQ en un 30%, hacia el año 2030

- Aumentar las inversiones de adaptación en un 25%, hacia el 2030

 

Quito es y será un territorio que respeta la naturaleza, vive de ella y con ella, y que también respeta al clima, para contribuir al equilibrio global del planeta. Una visión de desarrollo y ordenamiento territorial sostenible, resiliente y bajo en carbono es esencial para el futuro local.

Una ambiciosa propuesta de carbono neutralidad que proporcionalmente cumpla con el objetivo del Acuerdo de París, y la neutralización de los impactos del cambio climático en Quito al 2050, son la propuesta de responsabilidad climática local.

En 2016, las naciones ratificaron un acuerdo global sobre cambio climático, el Acuerdo de París, comprometiéndose a esfuerzos ambiciosos para mantener el aumento de la temperatura media global muy por debajo de los 2°C por encima de los niveles preindustriales, y continuar los esfuerzos para limitar el aumento de la temperatura a 1,5°C.

 

El Acuerdo de París también se compromete a aumentar la resiliencia de los países ante los impactos del cambio climático. La adopción de este acuerdo requiere un compromiso adicional de las ciudades para tomar medidas transformadoras para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y fortalecer la capacidad de enfrentar los impactos del cambio climático a través de la adaptación.

 

Las ciudades son ecosistemas dinámicos de nuestro planeta, y tienen un rol crucial en la contribución de las metas nacionales y globales de cambio climático. De acuerdo con la investigación realizada por la red de ciudades C40 y sus asociados, denominada Fecha Límite 2020, para lograr el Acuerdo de París las ciudades deben reducir las emisiones per cápita a 3tCO 2 e. Esto significa llegar a un tope de emisiones al 2030 con una reducción considerable para llegar a una neutralidad de carbono al 2050.

 

La ciudad de Quito es miembro de C40 desde el 2015, demostrando un amplio compromiso con el cuidado de la naturaleza que le rodea, el desarrollo sostenible y la mejora de la calidad de vida de todos los ciudadanos. Esto se refleja en el desarrollo y adopción de políticas asumidas a nivel local, con metas ambiciosas que se han incluido a varios instrumentos de planificación. En el año 2017, la ciudad de Quito firmó el compromiso a la declaratoria de la Fecha Límite 2020, en que la ciudad se comprometió a cumplir las metas y objetivos propuestos en este documento a través de la estructuración de un Plan de Acción Climático para el Distrito Metropolitano de Quito que definan una hoja de ruta consistente y ambiciosa para un aporte local y proporcional al cumplimiento del Acuerdo de París.

Documento estratégico que demuestra cómo la ciudad cumplirá con su compromiso de abordar el cambio climático y conducir los esfuerzos de resiliencia y sostenibilidad.

 

Los componentes del Plan de Acción Climático son:

 

- Desarrollar una estrategia para construir una ciudad con emisiones de gases de efecto invernadero neutrales para el 2050. Para esto se deben considerar la adaptación y la mitigación de manera integrada, identificando las interdependencias para maximizar las eficiencias y minimizar el riesgo de la inversión.

- Demostrar con la ciudad se adaptará y mejorará su resiliencia a las amenazas climáticas que pueden impactar en el presente y en escenarios futuros de cambio climático.

- Determinar los beneficios sociales, ambientales y económicos por la implementación de acciones climáticas y cómo estos ayudarán a mejorar la distribución equitativa en toda la población.

 

- Definir una gobernanza climática a nivel institucional y ciudadano, promoviendo la participación y corresponsabilidad para acelerar la consecución de las metas de mitigación y los objetivos de resiliencia de la ciudad.

- Establecer un proceso transparente para monitorear la implementación, comunicar el progreso y actualizar la planificación de la acción climática de acuerdo con los sistemas de gobierno e informes.

 

 

Componentes que se incluyen en el Plan de Acción Climático:

- Información verificada sobre las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) en la ciudad y los riesgos climáticos actuales y futuros: inventario y proyección de GEI; identificación y evaluación de riesgos climáticos actuales y futuros, y análisis de riesgos específicos de la ciudad.

- Acciones climáticas de mitigación y adaptación climática identificadas basadas en prioridades estratégicas, incluida la identificación de impactos de GEI y distintos de GEI, hitos, costos y financiamiento, partes interesadas, beneficios y riesgos.

 

- Estrategias de participación y vinculación con actores entre ellos el gobierno nacional y otros niveles de gobierno para compartir el estado de la acción climática y fomentar el apoyo para la acción de la ciudad.

 

- Beneficios sociales, económicos y ambientales más amplios de las acciones climáticas.

 

-Modelo de gobernanza para una acción climática efectiva.

 

-Sistema de monitoreo y evaluación basado en resultados.

Planificación de la Acción Climática en Quito al 2050

¿Qué es el Plan de Acción Climático de Quito?